Relatoría del curso “Las emociones en filosofía e historia”


Sesión del martes 5 de febrero 2013. Salón 006

El Dr. Günter Mailhold imparte este semestre el curso “Las emociones en filosofía e historia”, que forma parte de la Cátedra extraordinaria Guillermo y Alejandro de Humboldt. En este curso somos invitados a tomar conciencia acerca de la importancia de las diversas emociones y su relación con las situaciones, este es el punto principal o el hilo conductor por el cual se indaga lo que se ha considerado una emoción a través de las diversos momentos en la historia buscando comprender los cambios en su concepción y el lugar que ha ocupado en la vida del hombre considerado como individuo y como parte de los diversos grupos en los que participa,  desde las asociaciones particulares y primarias hasta las mas generales.

Se inicia el curso haciendo énfasis en dos tesis: 1. la independencia de las emociones de la cognición, en la cual los afectos previenen en la cadena del comportamiento a la cognición, y 2. la cognición es una precondición necesaria para cualquier excitación o impulso afectivo.

Se cubren tres aspectos de reacciones emocionales; procesos corporales, expresiones abiertas de comportamiento y la experiencia subjetiva. Surgiendo las preguntas centrales: ¿Cuál  es el proceso mínimo de información requerido para la emoción?, ¿puede el momento en que surge un efecto sensorial, generar directamente reacciones emocionales?

Así se indagan  conceptos  como la pasión y sus ventajas y desventajas en las relaciones, el enfrentamiento aparentemente radical entre pasión y razón. Así como la concepción  de los afectos o emociones y su control en la modernidad, surgiendo aquí la pregunta por la autenticidad de la emoción “controlada”.

Sesión del martes 19 de febrero 2013. Salón 006

El debate sobre las emociones básicas

En esta ocasión abordaremos las emociones básicas, buscando su comprensión desde diferentes perspectivas para aclarar qué son, sus funciones adaptativas y comunicativas así como los efectos en la cognición y en el comportamiento.

Las emociones básicas son universales, son un set primario que genera reacciones que se pueden estandarizar. Generalmente podemos decir que son: felicidad, miedo, tristeza y rabia, esta pequeña lista tiene algunas variaciones según los autores. Estas emociones se expresan  corporal y facialmente. De la emoción al comportamiento  hay necesariamente  un control o una adaptación.

En la perspectiva de la Neurociencia se comprende a las emociones básicas programadas evolucionariamente en tres niveles jerarquizados de control: 1.Afectos del núcleo del proceso primario 2.Elaboraciones en base a procesos secundarios. (Aprendizaje emocional)/familias emocionales 3.Emociones de procesos terciarios (amalgamas cognitivo afectivos).

Los estados emocionales prototípicos son: felicidad, tristeza, miedo, rabia, producen patrones de acción fijos en términos de respuestas incondicionadas, y tienen diferentes formas de expresión, ésta varía según el temperamento del individuo que la presente. Estas emociones básicas las comparten todos los mamíferos, no son privativas del ser humano.

En otras perspectivas como la de Ekman las emociones básicas son consideras como experiencia discreta de ciertas señales, son distintivos universales, son automáticos en la reacción, es decir no hay ningún tipo de proceso entre emoción y acción, se  pasa directa e inmediatamente de una a la otra, pueden ser de reacción corta, su aparición no es opcional es impositiva y no se puede auto-provocar, no están ligadas a un objeto, pueden tener construcción positiva o negativa.  Este autor reconoce que estas emociones están presentes en los humanos y en los primates pero no acepta  como la neurociencia a todos los mamíferos.

En autores como  Izard encontraremos una distinción clara entre  emociones simples y emociones con cognición. Los elementos de las emociones básicas son simples por la ausencia de procesos de cognición complejos. Las emociones básicas tienen mayor especificidad en cuanto a funciones, con una auto-genética más temprana, son inmediatos y como característica central buscan siempre la sobrevivencia.

La  regulación de estas emociones sólo puede darse por medio  de capacidades cognitivas y sociales de mayor rango, el poder causal de la emoción entra en interacciones complejas con procedimientos cognitivos superiores. Pues se debe buscar un comportamiento congruente con la emoción sin que este sea destructivo para el que lo siente y para los demás.

Reseña de Guillermina Araceli Trejo Pérez

Fotos de Salvador García Martínez

  • Facebook
  • LinkedIn
  • email