Carlos Solórzano Fernández

Carlos SolorzanoCarlos Solórzano, uno de los principales promotores del teatro universitario, nace en San Marcos, Guatemala, el 1 de mayo de 1919, en una familia de hacendados. Su bisabuelo, Justo Rufino Barrios, fue Presidente de la República de Guatemala. Fueron sus padres José María Solórzano y Elisa Fernández Barrios. Su infancia transcurrió en Guatemala en donde cursó enseñanza Primaria y Secundaria, en francés y español, hasta obtener el diploma de Bachiller en Ciencias y Letras. En 1938 comenzó a colaborar en algunos periódicos de Guatemala, sobre todo en el Diario El Imparcial . En 1939 se trasladó a México y se inscribió en la Facultad de Arquitectura de la UNAM , dos años más tarde ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras. En 1944 obtuvo el grado de maestro en Letras con la tesis Del sentimiento de los plástico en la obra de Unamuno , al año siguiente obtuvo el título de Arquitecto con el proyecto de un teatro para la ciudad de Guatemala. En 1946 se graduó de Doctor en Letras con la tesis Espejo de novelas , un estudio acerca de las novelas de Unamuno. Obtuvo la Beca Rockefeller , en 1948, para hacer estudios interdisciplinarios de Arte Dramático. Llevo algunas materias en el Conservatorio Nacional de Francia y cursó materias teóricas en al Sorbona. Le fue asignado el Teatro Hebertot para conocer de cerca las disciplinas del Teatro. En contacto con el director de ese teatro, Marcel Herrand, conoció y estableció relación con algunos distinguidos dramaturgos franceses como Albert Camus y Emmanuel Robles.

En 1952, el Rector de la UNAM le encomendó la creación de un Teatro Universitario Profesional, dependiente de la Dirección de Difusión Cultural, así como la organización del “Teatro Estudiantil Universitario”, que conformó grupos de teatro experimental en diversas facultades de la Universidad. En 1954 fue designado formalmente Director Artístico de la Compañía de Teatro Universitario, la cual llevó a cabo bajo su tutela una invaluable labor de difusión teatral en diversos foros de la capital de la República. Durante su gestión al frente de esta compañía – que se extendió hasta 1960 –, el Dr. Solórzano dirigió la puesta en escena de un repertorio moderno y renovador de obras seleccionadas (y en ocasiones incluso escritas o traducidas) por él mismo. En este fructífero periodo, la Compañía de Teatro Universitario escenificó importantes obras de Samuel Beckett, Albert Camus, Emilio Carballido, Leonora Carrington, Christopher Fry, Michel de Ghelderode, Eugene Ionesco, Franz Kafka, Alfred de Musset, Luigi Pirandello, Irwin Shaw, entre otros.

La invaluable labor realizada por el doctor Solórzano para promover el teatro universitario en nuestro país se desarrolló también a través de la incorporación de nuevos discursos escénicos a la educación, en lo que influyó de manera notable su brillante asimilación de las ideas de la pléyade de directores de escena internacionales que llegaron a México como resultado de la Segunda Guerra Mundial (tales como Charles y Luisa Rooner, Max Aub, Francisco Petrone, André Moreau, Allan Lewis y Antonio Passy). Asimismo, el doctor Solórzano contribuyó decisivamente a enriquecer el teatro nacional por medio de su propio ejercicio dramatúrgico, que introdujo nuevos modelos de escritura, diferentes a los que se apegaban a los esquemas aristotélicos y dominaban en la década de los cincuenta.

El doctor Carlos Solórzano es autor de las obras de teatro Doña Beatriz, la sin ventura(estrenada en 1952), El hechicero (estrenada en 1955), Las manos de Dios(estrenada en 1956), Las fantoches Mea culpa El crucificado (estrenadas, en un solo espectáculo, en 1958), Cruce de vías (estrenada en 1969), El zapato (estrenada en 1970) y El sueño del ángel (1972), así como de los novelas Los falsos demonios(1966) y Las celdas (1971).

También ha sido relevante su trabajo como investigador, crítico teatral y ensayista. Es mérito del doctor Solórzano haber iniciado el estudio sistemático de las manifestaciones dramáticas del teatro latinoamericano, a partir del análisis de su contenido intrínseco y su forma de expresión, en la libro El teatro latinoamericano del siglo XX (1961, 1964). Esta meritoria aportación ha sido complementada con las antologías Teatro guatemalteco contemporáneo (1964), Teatro Breve hispanoamericano (1969), Teatro contemporáneo hispanoamericano (1971) y El teatro actual latinoamericano (1972), lo mismo que con la publicación de aproximadamente 300 ensayos breves y artículos de crítica teatral en los suplementos culturales “Diorama de la cultura”, del periódico Novedades , y “La cultura en México”, de la revista Siempre! , entre 1960 y 1969 (100 de estos textos fueron editados por la UNAM en 1973, en la obra Testimonios teatrales de México ). Asimismo, el Dr. Solórzano ha dirigido el número dedicado al teatro mexicano de la revista Artes de México – que incluye su ensayo “El teatro de la posguerra en México” – en 1969, y ha sido editor para América Latina de la Enciclopedia mundial de teatro contemporáneo , publicada por la UNESCO en 1999.

La producción intelectual del Dr. Solórzano ha sido abordada en varios libros y ensayos. Entre los libros destacan Carlos Solórzano y el teatro hispanoamericano(1970), de Esteban Rivas, y El teatro mítico de Carlos Solórzano (1995), de Wilma Feliciano, mientras que entre los ensayos sobresale “Carlso Solórzano: la libertad sin límites” (1975), de Frank Dauster. Por su parte, Alfonso Reyes, Albert Camus y Michel de Ghelderode dedicaron cartas y comentarios a sus textos y puestas en escena.

En lo que respecta a su labor docente, el Dr. Carlos Solórzano es Profesor Emérito de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM desde 1985 y miembro del personal académico de la misma desde 1962. En esta última ha impartido diversos cursos de Licenciatura sobre literatura dramática mexicana e iberoamericana, literatura dramática comparada (teatro aristotélico y no aristotélico) y crítica dramática, así como las materias de Posgrado “Curso monográfico de literatura comparada” y “Seminario de Investigación y tesis”. Asimismo, ha asesorado tesis de Licenciatura, Maestría y Doctorado en la Facultad de Filosofía y Letras y ha impartido diversos cursos y conferencias en múltiples universidades de Estados Unidos, la Universidad de Mc Gill (Toronto, Canadá), la Universidad Lomonosov (Moscú) y el Instituto Nacional de Cultura del Perú.

Sin duda, la valiosa labor docente del Dr. Solórzano en la Facultad de Filosofía y Letras ha dejado una huella imborrable en numerosas generaciones de alumnos que fueron beneficiados con el rigor y seriedad de sus concepciones innovadoras sobre el teatro latinoamericano, las teorías escénicas contemporáneas y la crítica teatral, así como su invaluable ejemplo como intelectual consecuente y comprometido con sus principios. Es preciso señalar queso perseverante esfuerzo en beneficio de la enseñanza del teatro en la Facultad de Filosofía y Letras no se limitó a las aulas, ya que netre 1966 y 1971 fungió como Coordinador del Colegio de Lengua y Literatura – que entonces agrupaba nueve carreras de Letras y el Departamento de Lingüística Hispánica – y como Jefe del Departamento de Literatura Iberoamericana. De 1973 a 1975 se desempeñó como Jefe del Departamento de Literatura Dramática y Teatro.

En estrecha vinculación con su intensa labor como dramaturgo, investigador, docente y difusor de la cultura, el Dr. Solórzano ha presentado ponencias en numerosos congresos y encuentros académicos en México, Canadá, Estados Unidos, Francia, Puerto Rico y Venezuela.

El Dr. Solórzano ha sido Coordinador Ejecutivo del Teatro de la Nación del IMSS (1977-1981) y se desempeñó como Presidente del Centro Mexicano del Instituto Internacional de Teatro de la UNESCO (1990-2000). En la actualidad es Miembro Adjunto de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos de Francia (desde 1963) y Miembro Correspondiente de la Academia de Artes y Ciencias de Puerto Rico, de la Academia Guatemalteca de la Lengua , de la Hispanic Society of America y de la Academia Interamericana de Puerto Rico.

La trayectoria académica del Dr. Carlos Solórzano ha merecido numerosos premios y reconocimientos. Ha sido distinguido como Profesor Emérito de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (1985), Investigador Nacional del SIN (Nivel III, 1997) y Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de San Carlos (Guatemala, 1998). Asimismo, ha recibido el Diploma de Honor del Teatro Universitario de la Universidad de San Marcos de Lima (1987), el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias (Guatemala, 1989), el Premio Universidad Nacional, en el área de Aportación Artística y Extensión de la Cultura (UNAM, 1989), el Premio Armando Discepolo de la Universidad Autónoma de Buenos Aires (2000) y el Diploma al Mérito Teatral de la Asociación Mexicana de Investigadores Teatrales (2003).